lunes, 28 de enero de 2013


Por Marta Muñoz Calvo (alumna de 2º ESO).

El teatro es algo muy personal, cada uno lo enfoca de una manera y suele haber discrepancias sobre cómo actuar; se tiene que representar otra personalidad muy diferente a la de uno mismo, y aunque nos esforcemos no siempre se consigue, por ello el actor no se debe obsesionar en una forma de interpretación. Además, hay que tener en cuenta que el teatro es un tipo de arte en la que el artista tiene que representar un pensamiento, una idea o una forma de ser con su propio cuerpo, en lugar de en un lienzo o en una escultura. Cada artista le da su punto, bueno o malo, pero este le da vida al personaje y hace la obra más llevadera. 

Durante estos dos años he ido aprendiendo a cómo dar dicho punto e interpretar lo mejor posible, pero sigo creyendo que la aportación de cada intérprete al personaje es inevitable. Por ejemplo, se puede representar a un hippy de forma que parezca muy graciosa introduciendo maneras de andar extrañas, mientras que por otro lado se puede considerar que dicho personaje no tiene nada de gracioso y se hacen unos movimientos de un hippy malhumorado. Por lo que es muy difícil no aportar nada personal en una representación, y ese punto que das puede quedar bien o mal, es el riesgo de cada actor. 

Yo quería expresar en este blog la idea de que el teatro no es solo hacer llorar o reír, sino que es algo más complicado e importante que tiene que ser valorado. Lo considero simplemente ARTE.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Viaje a Galicia

Viaje a Galicia

EL ENFERMO IMAGINARIO

Dossier de Teatro

Lo más leído

Viaje a Galicia