lunes, 18 de febrero de 2019



El pasado mes de enero, con motivo del que habría sido su 156 cumpleaños, el periódico El País publicó un interesante artículo sobe la figura del gran teórico teatral Konstantín Stanislavski.

Como recoge El País, para cualquier actor o actriz, Konstantín Stanislavski marcó un antes y un después en la pedagogía escénica y continúa siendo la referencia para cualquiera que interprete un papel en el teatro o en el cine. El famoso Método Stanislavski es un sistema de reglas básicas de interpretación teatral al que el director dedicó más de 60 años de su vida. Su obsesión fue investigar el método de interpretación para que cualquier persona resultara natural y creíble en sus papeles.

Según el artículo de El País, su ilusión de ser actor fue dando paso a la de ser director para después convertirse en investigador y teórico teatral ruso. Estuvo inmerso en varios movimientos de vanguardia, fue cofundador del Teatro de Arte de Moscú y recibió el título honorífico de Artista Popular de la URSS en 1936. Al final, el mayor legado y el recuerdo que dejó fue su apellido Stanislavski, tomado de un actor aficionado de gran talento llamado Márkov, con quien compartía escena y que actuaba con ese nombre.

Konstantín Sergeyevich Alekséiev, su verdadero nombre, nació en Moscú en 1863. Con ocho hermanos, pero en una familia que amaba las artes, pero sobre todo el teatro. La vida era, en medio de la explosión artística de la última mitad del siglo XIX, puro teatro: Konstantín ensayaba con sus hermanos, a los siete años realizó su primera escenificación, su padre transformó un granero para convertirlo en pequeño teatro familiar y hasta crearon un grupo aficionado denominado el Círculo de Alekséiev, formado por hermanos, primos y algunos amigos, donde el pequeño Stanislavski hizo su debut como actor a los 14 años.

Nunca se escatimaron esfuerzos para la educación en casa de los Alekséiev, así que aparte de las asignaturas ordinarias, los pequeños aprendían lenguas, baile, canto y esgrima. En plena juventud tomó el apellido Stanislavski en honor al doctor Márkov, un compañero de teatro aficionado de gran talento con ese apelativo. Tenía claro que el teatro sería su vida y por ello todos sus ídolos ya eran directores y actores rusos de teatro del momento.

Konstantín Stanislavski estaba seguro de que, a través del estudio de la obra, el análisis del papel y el recuerdo de emociones anteriores de los intérpretes, el actor podía llegar a la verdad interior al experimentar realmente las emociones que debía transmitir a la audiencia. Además, aseguraba que el actor nunca debía perder el control de su creación y tenía que conseguir la disciplina técnica para repetir sus emociones previamente experimentadas en cada actuación.

Toda esta capacitación, que tenía como objetivo estimular la inteligencia artística del actor, desarrollar su disciplina interna y proporcionar un control perfecto de medios externos como la voz, la dicción y el movimiento físico, llegó a ser conocida en el mundo como el Método. “No hay interpretaciones pequeñas”, repetía siempre Stanislavski, “solo pequeños actores”. Ideó siete preguntas y ayudó a los aspirantes a actores a comprender mejor a sus personajes y motivaciones: ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿Qué hora es? ¿Qué quiero? ¿Por qué lo quiero? ¿Cómo obtendré lo que quiero? y ¿Qué debo superar para obtener lo que quiero?

Por simples que parezcan, estas preguntas requieren una investigación y una reflexión exhaustivas que Stanislavski buscaba siempre en sus actores diciéndoles a menudo “no te creo”, y obligándolos a desinhibirse y dar vida a sus actuaciones.

En 1947, y siguiendo el modelo de Stanislavski, en Nueva York se fundó el Actor’s Studio, la famosa escuela de interpretación dirigida por Lee Strasberg y trasladada al cine, cantera de actores cinematográficos que traspasaron fronteras y se convirtieron en iconos del séptimo arte como Marlon Brando, Paul Newman, James Dean o Marilyn Monroe.

Fuente:
Konstantín Stanislavski, la referencia inevitable para todos los actores. El País. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Corral de Comedias de Almagro

Corral de Comedias de Almagro
El Corral de Comedias de Almagro es el único que se ha conservado intacto y en activo desde principios del siglo XVII hasta nuestros días.

Corrales de comedias de Madrid

Los corrales de comedias de Madrid fueron el marco teatral donde se desarrolló la dramaturgia española del Siglo de Oro . Funcionaron en...

23 de mayo de 2019

23 de mayo de 2019

24 de mayo de 2019

CLASES DE TEATRO

"Desde mi ventana" y "Pronóstico Reservado"

Drácula, el musical

El Diario de Pontevedra publica un reportaje sobre el teatro en el Colegio Los Sauces

Revista de Teatro

Páginas vistas en total

Lo más leído

Viaje a Galicia 2015

Archivo del Blog